lunes, 24 de febrero de 2014

1bis. Sabiduría.

En la radio ya no suena R.E.M.

Sería uno de esos guiños que Javi siempre usa en sus películas y que a menudo nos suenan forzados, cuando lo cierto es que en la vida real estas coincidencias suceden más a menudo de lo que imaginamos. Quizás porque nuestra existencia es una telecomedia escrita por una mano invisible que a veces da la sensación de ir improvisando la trama.

En cualquier caso ya no es R.E.M, sino "Of Monsters and men". Y la canción "love, love, love". Pero no es una agridulce ironía. Álex la ha elegido a conciencia y ahora se dedica a escucharla una y otra vez, mientras repite el triste estribillo como una necesaria letanía.

En una elipsis de casi cuatrocientos, muchas cosas han cambiado. Para mejor o para peor, quién puede saberlo. En una carrera de fondo el resultado no se decide hasta que se cruza la línea de meta. Y en muchas ocasiones, ni siquiera entonces.

Lo único cierto es que Álex se siente perdido y confuso, como si le hubieran lanzado de cabeza a un juego sobre el que desconoce las reglas. Y piensa en el viaje iniciático que hizo y en todo lo que aprendió entonces. Las lecciones de la vida que deberían haberle convertido en alguien sabio.

Pero, lejos de eso, se siente tan ignorante como siempre, ni más ni menos. Cuando creemos conocer los secretos de la vida, ésta se esfuerza en demostrarnos lo equivocados que estamos.

"Ser más viejos no nos hace más sabios", piensa. Ser más viejos nos deja más cicatrices, más experiencias, más risas y lágrimas. Pero nada de eso tiene que ver con el conocimiento. Ahí seguimos perdidos. Y a tientas, en medio de la oscuridad, sólo podemos rogar estar caminando en la dirección correcta. La que nos aleje de los errores del pasado, rumbo a errores nuevos.

1 comentario: